LA RENUNCIA

El teléfono 016 por aquel entonces no existía.

Nadie atendía las diferentes formas de violencia contra las mujeres.

No había Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género.

Ni recursos públicos para informarnos, asesorarnos, orientarnos y protegernos.

No había servicios asistenciales que fueran confidenciales, gratuitos y seguros.

Ni ayudas económicas, ni ordenes de alejamiento, ni leyes valientes, ni derechos jurídicos.

Por lo tanto, el 16-06-1984 mi madre se rindió definitivamente y decidió volver con su marido.

Aquello fue lo peor de aquel martirio y yo lo sentí en el centro de mi alma como un disparo mortal, como un doloroso fracaso.

Era evidente que él y yo no podíamos vivir bajo el mismo techo.

Así que abandoné los estudios, me puse a trabajar fuera del núcleo familiar para ahorrar dinero y empecé a buscar salidas de emergencia a cualquier precio.

Sevilla, Huelva, Madrid, Huesca… fueron los primeros objetivos de mi futura huida. El lugar no me importaba en absoluto. Lo único que deseaba era escapar de allí lo antes posible.

El servicio militar nunca fue una opción. Y sin embargo, el destino y su extraña ruleta me brindaron la más inesperada de las sorpresas. Nunca olvidaré la tarde del 25-11-1984 cuando volvía de apañar castañas junto a mis compañeros de cuadrilla y me encontré a mi madre muy sonriente, esperándome en la plaza de El Cenagal. Era portadora de buenas noticias: había salido excedente de cupo en el sorteo de mi quinta. Nos besamos mil veces llorando de alegría y nos fuimos abrazados hasta casa, sin poder parar de reír. Y lo celebramos en la cocina con una merienda espectacular, sentados al calor de la candela.

Ese día la suerte me miró de frente y pude vislumbrar en el horizonte de mis sueños algunas cosas positivas. Un foco de luz empezó a iluminar lentamente las partes más escondidas de mi vida, mientras la esperanza volvía a despertarse cautelosamente por los espacios rojizos de mi corazón.

 

Eliecer.    

 

Fotografía: “La renuncia”. Valle de la novia 49.

Modelos: Carmen González Domínguez y Beatriz Trujillo González.

Localización: Río Múrtiga. La Nava. Huelva.