SOLEDAD Y TORMENTO

Hay algunos secretos de pareja que empiezan a escaparse por debajo de la puerta, haciendo mucho ruido.

Perdida en la niebla, Beatriz se confiesa una y mil veces a la Virgen del Carmen y al dios de las promesas, pero la situación no mejora, todo lo contrario.

Finalmente comparte su angustia con las personas que ama, pero no consigue abandonar definitivamente el camino de los cristales rotos, ése que destroza sus pies y la conduce irremediablemente al abismo.

Y es que todavía no ha aprendido a protegerse a sí misma, no es capaz de huir del infierno que la rodea, ni sabe hacia dónde tiene que hacerlo, como tampoco ve muy claro el futuro, ni las opciones que tiene si decide dar el gran paso. Aún no entiende, ni asimila cómo aquel hermoso amor primario, ha terminado convertido en un mortífero dulce envenenado.

Las escasas confidencias, murmuradas veladamente a los miembros de su familia, amortiguan levemente las embestidas del monstruo. Pero ni sus hermanos, ni sus amigas, ni siquiera sus hijos, consiguen sacarla de aquella maldita cueva llena de escombros.

 

Eliecer.

 

Fotografía: “Soledad y tormento”. Valle de la novia 42.

Modelo: Bartolina González Domínguez.

Localización: Ermita de Santa Brígida. Galaroza. Huelva.