REZANDO EN PENUMBRA

Tú y yo abrazados en el tiempo.

Una madre y un hijo que luchan juntos por los amores perdidos.

Nuestras oraciones ardieron en nuestras almas hasta convertirse en cenizas.

Y la luz se apagó de pronto en el mar oscuro de nuestros ojos.

Tu corazón ya estaba herido y el mío se partió precipitadamente de un crujido el 13-03-1982.

De una sola puñalada infame me hundí en el abismo.

Grito de dolor entre lágrimas de fuego.

Insulto a los dioses con rabia y le doy mil patadas al cielo.

Adolescencia rota, incomprendida, turbia y confusa.

La vida quiso huir de mi cuerpo en aquel infierno y tú no pudiste consolar mi pena con el temblor de tus palabras, al otro lado del teléfono.

Este camino ya no me sirve y por eso lo abandono. Me voy de aquí, para escapar de la distancia y de la muerte.

Tú eras mucho más fuerte que yo y por eso conseguiste protegerme con tus besos.

Viniste a rescatarme con tu maternal cariño y me apartaste del peligro. Me cogiste de la mano y me llevaste muy lejos.

De Valverde del Camino a Huelva, de Huelva a Aracena, de Aracena a Galaroza y de allí al cementerio.

Con las manos llenas de flores.

Ya sin sueños azules y con agua en los zapatos.

Gracias mama por cuidarme cuando más te necesitaba.

Y sobre todo gracias por salvarme de las arenas del desierto.

 

Eliecer.

 

Fotografía: “Rezando en penumbra”. Valle de la novia 39.

Modelo: Carmen González Domínguez.

Localización: Río Múrtiga. La Nava. Huelva.