REINAS EN EL PARAÍSO

En el otoño de 1955 se mudan a su propio hogar, edificado en el nuevo barrio alto cachonero, curiosamente llamado El Cenagal. La calle también parece tener un nombre premonitorio, Sin Salida 2. (Pero ese futuro todavía no ha llegado).

En este tiempo, su casa solamente tiene lo indispensable para vivir con cierta comodidad, un dormitorio, una cocina, una sala, unas habitaciones y un enorme corral. El resto de la vivienda se irá construyendo poco a poco a lo largo de los años.

Ella fue la primera vecina en conquistar esa parte de la plaza, donde no había absolutamente nada; al igual que otras pocas familias al otro lado de la preciosa fuente y del pilar. Vecinas que posteriormente se convertirían en sus mejores amigas: Conchita, María Dolores, Remedios, Carmen… y donde todo se compartía con generosa autenticidad.

Que lejos quedan aquellas calles de barro sin aceras, aquellos piporros llenos de agua fresca mecidos por la risa femenina de un delantal mojado, que lejos aquellas mulas cargadas de troncos dirigidas por arrieros hasta las fábricas, aquellos rebaños de cabras y de vacas recogiéndose en sus cuadras al caer la tarde, que lejos aquellas gallinas cluecas rodeadas de pollitos custodiadas por algún gallo mientras otras ponen huevos en cualquier esquina , aquellas novelas radiofónicas de café con leche bordando ajuares de sábanas blancas, que lejos aquellos niños felices jugando incansables hasta agotar el día…

Recuerdos imborrables de una Galaroza que ya no existe, conservados en el corazón y en un puñado escaso de fotografías antiguas. 

Eliecer

Fotografía: Reinas en el paraíso. Valle de la novia 15.

Modelos: Bartolina González Domínguez, Lola Pavón González y Beatriz Pavón González.